Las Bondades Del Yoga Para Los Hombres De Hoy

A lo largo de los años, como fórmula creada de la sociedad, las actividades han tenido género, algunas son dirigidas hacia las mujeres y otras hacia los hombres. Los ejercicios entran en el juego y el yoga se ha relacionado más con las mujeres. Es claro que las bondades del yoga para los hombres de hoy son muy variadas y dejan a un lado los mitos.

Bondades del yoga para hombres

Las actividades físicas como el fútbol, el baloncesto, la lucha libre, el beísbol, entre otros, han sido en su mayoría practicada por los hombre debido a la fuerza que requiere, no es un secreto que la estructura corporal del hombre es mayo que de la mujer lo que facilita la práctica de estos deportes.

Sin embargo, hemos visto que no hay tanta verdad en lo que llevamos manejando por tanto tiempo; una mujer puede practicar deportes de alto impacto y los hombres pueden practicar deportes de bajo impacto. Todo está en la concentración, la constancia, la disciplina, y sobre todo, la pasión o la necesidad que existe.

El yoga ha sido practicado por hombres desde sus inicios, además, se cree que quienes la originaron fueron precisamente hombres. Por lo que el mito de establecer divisiones o categorías debería quedar atrás por completo.

Es importante saber que se quiere obtener con la practica de cualquier actividad física, y es seguro que en la mayoría lo que se busca es bienestar física y mental.

Las bondades del yoga para los hombres de hoy

Los beneficios del yoga son conocidos por la mayoría de las personas, pero siempre es ideal mencionarles para aclarar cualquier duda.

Cuando se quiere buscar fuerza, resistencia y flexibilidad, el yoga es idóneo para ello, así que sin necesidad de buscar algo de fuerte impacto, con la constancia en la practica del yoga, lograremos grandes resultados.

Lo primero que se debe tener en cuenta es los recursos adecuados para empezar: ropa cómoda, manta o malla y muchas ganas de aprender.

El día a día nos llena de grandes problemas físicos y emocionales debido a la rutina, el trabajo, el hogar, etc. Eso genera tensión y con el tiempo nuestro cuerpo da respuesta a ello. Las enfermedades empiezan a notarse y la calidad de vida se ve afecta.

Para lograr el equilibrio en lo ya nombrado, el yoga aporta casi todo lo necesario para mantenernos sanos y felices.

Algunas asanas (posturas) deben practicarse por categorías, es decir, a medida que tomemos experiencia en el ramo y nuestro cuerpo se vaya adaptando al nuevo estilo.

El sistema circulatorio es un beneficiario en este caso, mientras el cuerpo logra posturas nuevas, logramos irrigar zonas propensas a no oxigenarse por la tensión y problemas de salud.

Nuestro sistema nervioso es otro ganador ya que podemos disminuir los niveles de adrenalina lo que ocasiona estrés y malestares relacionadas con la presión arterial y el sistema cardio-respiratorio.

La tensión muscular se libera y prevenimos lesiones por movimientos no comunes en un futuro. Logrando mejorar, o mejor dicho, aprendiendo nuevamente a respirar, controlamos la ansiedad y sabremos manejar situaciones sociales adversas con la mejor de las posturas.

El rendimiento aumenta, tanto en el trabajo como en el hogar, debido a que el cansancio se atenúa.

Posturas de yoga para practicar

Aclarando las bondades del yoga para los hombres de hoy, mencionamos algunas posturas que son idóneas para que los ellos las pongan en práctica.

La pose de extensión hacia adelante, la pose de guerrero y de arco: ayudan a calentar y preparar el cuerpo para la sesión.

La pose de silla: fortalece los músculos de la pierna y el muslo.

Las pose del barco: tonifica los brazos, la columna vertebral, los músculos del abdomen y los flexores de la cadera.

Para los principiantes, se recomiendan las siguientes posturas:

Postura del perro mirando hacia abajo o Adho Mukha Svanasana: es una de las más fáciles. Ayuda a la flexibilidad y estiramiento de la columna.

Se inicia colocándose de rodillas con la manos en el suelo, levantar pausadamente las rodillas y liberar todo el pero del cuerpo, en los dedos de los pies y en las manos con la cabeza colgando entre los brazos.

Postura de perro mirando hacia abajo

  • Postura de la montaña o Tadasana: colabora en la forma correcta de pararse. Su finalidad en adecuar la columna verticalmente sin la representación de la pelvis. Buscando la simetría en todos los planos del cuerpo (desde la cabeza hasta los pies).
  • Postura de la guirnalda o Malasana: se debe posicionar en cuclillas asegurándose de moldear con los muslos un ángulo recto en correspondencia al torso.

Leer más sobre: Ejercicios fáciles de yoga para relajarse

Los pies deben estar sutilmente delante de las rodillas. Se inclina el tronco hacia adelante entre los muslos. Se mantiene la pose por 20 segundos aproximadamente o por el lapso que sea cómodo para el individuo.

Una vez logradas estas posturas de manera normal, sin esfuerzos ni malestares, se pueden probar otras para ampliar la gama de asanas  y aumentando el equilibrio corporal. Aunque no se trata de cantidad, sino de calidad y buena relación entre los ejercicios y el cuerpo.

¿Puedo realizar yoga y ejercicios de alto impacto al mismo tiempo?

Las bondades del yoga para los hombres de hoy

Los ejercicios de alto impacto como el fútbol, el baloncesto o el béisbol, demanda gran actividad física y concentración, pero no se debe olvidar la preparación inicial para acondicionar al cuerpo para lo siguiente. Un hombre puede dedicarse a la practica de yoga, a la practica de deportes de mayor impacto o ambos. Las bondades del yoga para los hombres de hoy contribuye a mejores resultados para las disciplinas estableciendo un equipo benefactor para el hombre.

Como en cualquier disciplina y practica física es importante la supervisión de un especialista y conocer los puntos débiles y fuertes de nuestro cuerpo para tratarlos de manera adecuada y evitar lesiones. Por mayor fuerza y estructura que posee el hombre por naturaleza, no debe olvidar que es vulnerable a daños y que cualquier actividad se debe trabajar con cautela, paciencia y sabiduría. Es importante conocer lo que estamos haciendo y para qué lo hacemos.

No olvidemos desligar la teoría de la clasificación de género, cualquier actividad es apropiada para ambos géneros y no hay nada de malo en ello.