Ejercicios Básicos De Yoga Para Relajarse En Casa

El yoga ha sido empleado por siglos como método de equilibrio y sanación corporal, que trabaja con la mente para establecer una armonía con todo lo que nos rodea y es algo bastante importante ya que nosotros como individuos, como humanos, estamos estrechamente conectados con todo lo que el planeta ofrece.

Cuando logramos esa conexión, o entendemos su importancia, evolucionamos y mejoramos nuestro entorno que por consecuencia mejora nuestro cuerpo y mente. Ahora bien, no podemos decir que es fácil, pero no es imposible e intentarlo nos abre muchas puertas para cambiar nuestro ritmo.

El yoga sirve para prevenir o tratar dolencias corporales y mentales. Estar exhausto nos limita y no nos permite ser productivos así que conociendo lo que él nos hace podemos saber su efectividad en nuestra vida. Si deseas conocer más ejercicios básico de yoga aquí puedes ver más.

Ejercicios básicos de yoga para relajarse en casa

 

Cuando se practica por primera vez, se recomienda un guía temporal para dirigir ciertas normas y recomendaciones que nos de mejor entendimiento y evite lesiones leves o mayores. Usar ropa cómoda y una manta es todo lo que necesitamos para empezar.

Relajación inicial

Tumbarse sobre la espalda, con las piernas y brazos algo separadas (lograr una posición natural y nada forzada) respirar profundamente. Concentrarse es fundamental para lograr la calma.

Saludo al sol

Ejercicios básicos de yoga para relajarse en casa

 es una actividad clásica que consta de doce posturas. Es de calentamiento y se realiza al inicio de cada sesión. Se indica de 4 a 6 saludos al sol lento.

Postura de cadáver

Ejercicios básicos de yoga para relajarse en casa

colocarse boca arriba, se debe ajustar el cuerpo asesorándose de que la cabeza esté centrada y la columna bien alienada. Los brazos deben estar sutilmente separados al igual que las piernas. Las palmas de las manos se dirigen o miran hacia arriba. Cerrar los ojos y concentrarse en la respiración (inhalar y exhalar).

Acostado boca arriba

Se estira la pierna llevándola hacia la cabeza lo más que se pueda sin forzar, agarrándola con la mano de la misma dirección, es decir, si se toma la pierna derecha, se agarra con la mano derecha.

Postura de vela o sarvangasana

Ejercicios básicos de yoga para relajarse en casa

  1. Tumbada de espalda, recta, levanta ambas piernas unos 90 grados aproximadamente, luego eleva la cadera con las manos y codos como apoyo.
  2. Dirige tus hombros hacia adentro, dejando el peso en ellos.
  3. No mires hacia los lados evitando así el riesgo de una lesión en el cuello.
  4. Estira las piernas poco a poco y dirige las manos cerca de la zona dorsal, dibujando una línea desde los dedos de los pies hasta los hombros.

En esta postura, la respiración puede ser pesada pero es importante no dejarse llevar por la tensión o el miedo, solo se respira de la manera correcta y pausadamente, esto hará que la postura sea más llevadera y así disfrutar de sus grandes beneficios. Se recomienda practicar esta postura poco a poco y sin forzar ningún paso.

Otras posturas idóneas son:

  • Postura balasana.
  • Postura paschimottanasana.
  • Postura basking frog pose.
  • Postura pavana muktasana.

Los ejercicios mencionados están dirigidos a mejorar notablemente dolencias en la espalda, piernas, muslos y cadera, liberando tensión en ellos y permitiendo una mejor flexión, así como avanzar en la respiración y concentración.

Cómo respirar apropiadamente en estos ejercicios

La respiración como herramienta fundamental en el yoga y en muchas otras actividades la cuales hacemos sin la conciencia de ello, se debe trabajar de manera cautelosa y paciencia; la constancia es fundamental. Para ello, conocer lo que involucra la respiración es de suma importancia.

El diafragma es la membrana que distancia los pulmones del estomago. Al respirar hacemos que los pulmones se llenen de aire y empujen el diafragma hacia abajo lo que ayuda a que el abdomen se evidencie. Al exhalar, el abdomen vuelve a su posición inicial de manera natural.

Dividir la respiración en tres partes: bajo, medio abdomen y pecho.

Al inhalar, lo primero que llenamos de aire es el bajo abdomen, luego el medio abdomen y por último el pecho (nunca hacerlo con los hombros). Cuando se exhala la dirección cambia, el aire del pecho de primero, el del medio abdomen y finalmente el de bajo abdomen.

  • Lo que hacemos es empujar el abdomen hacia afuera al inhalar y lo metemos al exhalar. Al hacerlo de manera correcta no hay que forzar el abdomen, lo hacemos con naturalidad y los movimientos prácticamente son involuntarios.
  • El hábito de cómo respirar apropiadamente debe ser constante, al principio todo se hará de manera algo forzada pero luego, el cerebro logra adaptar los movimientos y se convertirá en algo completamente natural.

Además, el tiempo es vital para una buena respiración. Somos capaces de respirar de 1 a 4 veces por minuto (inhalar y exhalar se cuenta como uno), así que no se trata de mantener la respiración, sino de que sea largo y profundo. Hacerlo muy despacio y usar la capacidad total de lo pulmones.

Siendo paciente logramos que nuestros pulmones adapten la nueva forma de respirar y lograremos más balance y calma, lo que ayuda a la concentración y por consiguiente mejores posturas para enriquecer nuestras condiciones físicas.

Se aconseja trabajar un poco la exhalación, ya que al inhalar podemos hacerlo con calma y lograr mantenerla por más tiempo, pero al exhalar existe una premura de expeler el aliento e inhalar aún más rápido.