Los 3 Ejercicios De Yoga Para Relajarse

Puede afirmarse que los ejercicios de yoga para relajarse están incluidos en cada práctica o clase. El yoga está hecho para alcanzar el dominio físico y espiritual, y así encontrar el bienestar a través de cada movimiento y respiración, por lo tanto, la relajación es inherente a él.

Para aquellos que lo practican, ya es información consabida cuán adaptable es esta actividad. Los cuerpos tienen diferentes necesidades, se mueven a diferentes ritmos e incluso cuando se trata de practicar yoga con un objetivo en específico, existen diferentes maneras de resolverlo.

ejercicios de yoga para relajarse

También es cierto que la amplitud del yoga, es decir, el rango de las poses o «āsanas» es amplio, aproximadamente 1.300 –dependiendo del maestro o yogui que se esté siguiendo, pues aunque se repitan, muchos lo ven de distintas maneras–, y que cada una puede beneficiar varios puntos específicos.

Un ejemplo es la torsión abdominal, que se realiza acostado sobre la manta, brazos estirados a la altura de los hombres y con las piernas flexionadas se deja caer las rodillas a la derecha o izquierda, intentando mantener el hombro del lado contrario unido al suelo. Este estiramiento es beneficioso para aliviar dolores de la espalda alta.

Por este motivo, más que seguir la idea de la relajación en sí, que muchas veces se obtiene tan solo con una correcta respiración, intentaremos proponer la posibilidad de relajarse en diferentes lugares para aquellos que necesitan luchar contra el tiempo.

Los 3 tipos de ejercicios para relajarse

Como se mencionó antes, la respiración es de suma importancia, pero, también una de las grandes dificultades. La conexión del cuerpo y la mente se logra a través de la respiración consciente o profunda y no siempre se logra estar atento a cada inhalación y exhalación mientras se está en constante movimiento, de allí que se llame «disciplina» al yoga.

Este tipo de respiración puede traer grandes cambios a tu vida, el hecho de practicarla ayuda a la postura y alivia problemas en la espalda. Relaja la mente también, ayuda a la concentración y diferentes aspectos de la cotidianidad porque, precisamente, permite que tengamos más control sobre nosotros mismos y por consiguiente en el estrés.

Ten muy en cuenta tu respiración mientras realices la siguiente rutina de ejercicios. Puedes practicar previamente tomando asiento con la espalda recta, no arqueada, las rodillas alineadas a los pies y las palmas sobre los muslos. Con los ojos cerrados, asegúrate de que al inhalar por la nariz, tu estómago se expanda, luego exhala por la boca. Mantén los hombros alejados del cuello y repite este ejercicio por dos o tres minutos.

Ejercicios de yoga para relajarse en la oficina

yoga con sillas

La práctica anterior es magnífica para relajar la mente en la oficina. Este es uno de nuestros santuarios, se puede decir que el segundo hogar de varias personas y también la fuente principal de estrés. Encontrar métodos para relajarse a través del yoga es una forma excelente de fomentar un ambiente lleno de paz.

  • Una vez inicies con la práctica de respiración, no te separes de tu silla, ahora puedes inclinarte de manera que tus brazos intenten tocar la punta de los pies. Asegúrate de que estés sentado justo en el borde de la silla y que tu espalda forme un arco sin llegar a ser incómodo. Respira dos veces antes de enderezarte por completo.
  • Ahora lleva los brazos hacia atrás, entrelaza las manos en tu espalda y esta vez asegúrate de que tu estómago se apoye sobre los muslos a la vez que alzas los brazos. Intenta que tus hombros bajen, que no se acerquen al cuello y a su vez que los omóplatos se encuentren en el centro de tu espalda.
  • Vuelve a enderezarte, mantén la espalda recta y lleva las manos por encima de tu cabeza, tócate la punta de los dedos y luego desciende de manera que ambas palmas permanezcan en la posición de rezo sobre tu pecho.
  • Haz fuerza en la pierna derecha, estírala frente a ti sin dejar de respirar ni encorvar la espalda y luego flexiónala sobre la rodilla (deberías repetirlo en cada lado), luego puedes inclinarte hacia adelante lo más que puedas.

    Para relajarse en casa

yoga al aire libre

En casa los ejercicios pueden ser más movidos para nuestro cuerpo. Esta vez comienza de pie, no arquees la espalda. Lleva las manos por encima de tu cabeza y alza un poco la barbilla, sin dejar que la cabeza caiga por completo, luego déjate caer hacia adelante y apoyando las palmas sobre el suelo, rodillas flexionadas, lleva cada pierna hacia atrás. Respira en esta posición tres veces, construye fuerza desde tu abdomen.

Baja primero las rodillas, acuéstate boca abajo y finalmente alza el torso, primero ayudado por tu espalda y luego por los brazos. Respira dos veces en esta posición. Vuelve a apoyarte en las rodillas para levantarte y de aquí lleva hacia adelante uno de tus pies, manteniendo una pierna estirada hacia atrás.

La siguiente posición se llama la postura de estocada alta, para ello solo tienes que apoyarte en la punta del pie que mantienes hacia atrás, manteniendo flexionada la rodilla frente a ti. Respira tres veces, apoya ambas manos sobre el suelo, lleva la pierna flexionada hacia atrás y repite el movimiento anterior.

Para relajarse antes de dormir

yoga sobre la cama

Los movimientos que necesitas hacer para dormir mejor son suaves, de estiramiento y con mucha respiración. Inicia con la postura del gato: rodillas alineadas a las caderas y las manos a los hombros, de allí arquea la espalda  y luego forma un arco con ella siguiendo las inhalaciones o exhalaciones. Repite tres veces.

Ahora lleva las caderas hacia atrás y acomódate de manera que puedas entrecruzar las piernas. Haz un estiramiento lateral: alza ambos brazos por encima de la cabeza y luego desciende al lado derecho, apoyando el codo de ese lado sobre la manta, mientras el izquierdo forma un arco por encima de tu cabeza. Esta posición se hace de ambos lados.

Puedes finalizar estirando las piernas frente a ti e intentando bajar el abdomen para que quede perpendicular a los muslos. Luego recuéstate sobre el suelo y permanece allí, regulando tu respiración durante cinco minutos.

Estas rutinas de ejercicio son magníficas para realizarlas en todo momento. Recuerda que la paz se obtiene a través del control y si somos capaces de controlar qué nos afecta y qué no, las posibilidades de permanecer relajados aumentan.

ARTÍCULOS RELACIONADOS