Ejercicios de Yoga Para Embarazadas: Lo Que Necesitas Saber

No muchos conocen los beneficios de los ejercicios de yoga para embarazadas y esto es un grave error. Está claro la etapa prenatal es de importantes cambios para el cuerpo de la mujer: físicos y hormonales, por lo tanto, es necesario un tipo de ejercicio suave que incorpore diferentes aspectos y la respuesta es el yoga.

Si estás aquí se debe a diferentes razones: iniciativa propia, tu médico lo sugirió o un conocido lo promovió. Puede incluso que ya conozcas la actividad en sí o quizá hasta puedas recitar el concepto de yoga porque este no es tu primer artículo, sin embargo, aquí te lo vamos a repetir porque es allí donde se encuentra el principal beneficio.

¿Por qué es beneficioso durante el embarazo?

El Yoga, la acción misma de unir y alcanzar un estadio armonioso, deriva de una doctrina hindú donde la perfección espiritual era el objetivo. Con la modernización se incorporó el deseo de mantener un control sobre el cuerpo, en otras palabras, generar fuerza.

El yoga prenatal cuenta con la unión de ambos y este es uno de sus grandes beneficios: la mujer necesita encontrar el estadio armonioso mental que le permita afrontar los cambios hormonales que experimentará y, a su vez, tal como lo recomiendan muchos médicos, recurrir al ejercicio físico y la buena alimentación para mantener un cuerpo saludable que ayude en la formación del feto.

Ejercicios de yoga para embarazadas: principiantes

yoga para embarazadas

¿Cómo iniciar?

La principal pregunta que las mujeres se hacen al plantearse esta opción, está relacionada a qué tanto pueden moverse y cuáles posturas de yoga son favorables según la etapa del embarazo en la que se encuentran.

En primer lugar se debe entender que, sin importar qué tipo de actividad física realice, es necesario consultar a su médico. No basta con expertos en yoga que hayan trabajado con embarazadas o entrenadores de otro tipo, solo su ginecólogo tratante conoce las formas en las que su cuerpo puede reaccionar y por lo tanto es capaz evitar o accionar ante cualquier riesgo.

Si tienen el visto bueno del médico y se encuentran con el temor de ser principiantes, no hay que preocuparse, existen muchos ejercicios de yoga que son fáciles de realizar en cualquier etapa del embarazo, solo es necesario tener en cuenta ciertos aspectos que puedan resultar negativos.

¿Qué debes evitar?

ejercicios para embarazadas

Lo cierto es que dentro de las variaciones del yoga, no está establecido uno en específico para las mujeres durante el embarazo. Solo pueden tomarse posturas beneficiosas y buscar que la mujer se sienta cómoda durante ellas.

Sin importar si te encuentras en una clase de yoga para embarazadas o si lo haces desde tu hogar, ten en cuenta que es necesario evitar aspectos como los siguientes:

  • El yoga se trata de sentirte bien, así que si por alguna razón te sientes incómoda en cierta posición, desiste y busca pasar a la siguiente.
  • Las posiciones boca abajo están negadas, tal vez en los primeros meses y bajo estricta vigilancia, pero mejor evitar.
  • ¿Ejercicios de embarazo para el abdomen?, realmente no existe, puede ser peligroso, más aún en los últimos meses.
  • Ten cuidado con tu embarazo y los ejercicios que requieran flexibilidad o equilibrio, sobre todo con estos últimos incluso si ya tienes experiencia en el yoga, porque en ocasiones la mujer tarda en acostumbrarse al nuevo peso con el que debe cargar.

Tipos de ejercicios para embarazadas

posturas de yoga para embarazadas

Si eres principiante, debes saber que para realizar muchas de posturas para embarazadas necesitas seguir un ritmo y la mejor forma de iniciarlo es de pie en la punta de la manta o alfombra donde te sientas cómoda, y tras la primera inhalación, flexionas las rodillas y al exhalar alzas los brazos, de allí, puedes hacer cada una de las siguientes opciones.

a. Guerrero 1: Lleva una de las piernas hacia atrás, posicionando el pie a 45 grados, y flexiona la que quede al frente. El torso debe mirar hacia el frente, la espalda recta y los brazos permanecen en el aire. Respira dos veces y luego regresa a la primera posición.

b. Guerrero 2: Al igual que la primera versión, llevarás una pierna hacia atrás con el pie posicionado a 45 grados, la pierna que está adelante flexionada, pero esta vez tu torso encarará el costado y los brazos se estiran cada uno por su lado a la misma altura de los hombros.

Tras dos respiraciones, vuelve el torso hacia el frente mientras el pie de atrás se apoya sobre la punta de los dedos y luego toma dos pasos para regresar a la primera posición.

c. Triángulo: Adopta la posición de guerrero 2 siguiendo los pasos antes mencionados, ahora intenta estirar la pierna que tenías flexionada sin cambiar la posición del torso. A continuación, empuja las caderas hacia la pierna estirada hacia atrás y lentamente inclínate hacia adelante. Puedes encontrar apoyo en la rodilla, el tobillo o el suelo.

d. Árbol: Tomando la primera posición, es decir, de pie en la punta de la manta o centrada en la misma para esta postura, lleva las manos hasta el centro de tu pecho mientras apoyas los dedos de los pies de la pierna izquierda o derecha en la manta. La otra pierna debe permanecer como apoyo, firme y derecha, al momento que apoyas el talón sobre el tobillo de la contraria.

Puedes intentar variaciones de esta pose subiendo la pierna hasta la rodilla o el muslo. Repite la acción en cada lado y luego regresa a la primera posición.

e. Ángulo: Esta postura es la más básica. Quizá la recuerdes de la escuela: sentada y las piernas entrecruzadas. Puedes apoyar una almohada bajo tus caderas para más comodidad. En esta posición podrás meditar, asegúrate de practicar tus respiraciones porque será de gran ayuda para el momento del parto.

Los beneficios de yoga son infinitos y si has logrado animarte con este artículo te animamos a que pruebes con otras posiciones e incluso que te permitas intentarlo desde casa con la ayuda de vídeos de YouTube, siempre teniendo en cuenta los consejos que aquí hemos presentado para ti. ¡Namasté!

ARTÍCULOS RELACIONADOS