Ejercicios De Yoga Para Embarazadas Por Trimestre

Para nadie es un secreto lo que el equilibrio y el buen estado físico y mental que aporta el yoga. Los ejercicios de yoga para embarazadas por trimestre proporcionan una buena relación con el estado emocional y el cuerpo durante esta etapa tan importante y maravillosa para la fémina.

Ejercicios de yoga para embarazadas por trimestre

Existen varios posiciones dirigidos a tratar puntos específicos y dependiendo de las necesidades que se quieran atender. Siempre es fundamental realizar los movimientos con seguridad y sin forzar ninguna postura. Una mujer embarazada puede hacer actividades físicas siempre y cuando esté en buen estado de salud, sea aprobado por el médico especialista y la mujer se sienta bien con ello.

Algunas posturas van recomendad según el tiempo de gestación y de la experiencia de la futura madre.Como toda actividad física, es importante realizar calentamientos, usar ropa cómoda, fresca y contar con una manta o malla para iniciar cada sesión.

De acuerdo a la etapa en la que se encuentra la futura madre, se deben realizar ciertas posturas para garantizar el bienestar requerido, incluyendo: equilibrios, flexibilidad, mejor postura, mejoras de dolencias, mejoras en la respiración y concentración.

Leer más sobre: Yoga para mujeres

Posturas yoga para embarazadas por trimestre

Primer trimestre de embarazo

El primer trimestre es la etapa más delicada y los ejercicios de yoga deben centrarse en la relajación y respiración, sin esfuerzos ni movimientos ajenos a las capacidades del cuerpo. Requieren de ser pausados y con repeticiones sin caer en la incomodidad. Se debe conocer la evolución del bebé y el estado físico de la mujer.

Posición de rueda

Los músculos del coxis, de los glúteos y de la espalda se benefician con esta postura mejorando la flexibilidad en brazos, columna, hombros y tórax.

En el suelo, boca arriba, se extiende los brazos a lo largo del cuerpo con las piernas juntas. Se flexionan las rodillas, ubicando los pies en el suelo y los talones cerca de los glúteos.

Subir los brazos con las palmas de las manos en el suelo, próximo a los hombros, siendo apuntado por los dedos. Inhalando, empujar con los pies y las manos en el suelo con el propósito de que se eleve e torso. Los brazos deben quedar estirados.

La cabeza se inclina hacia atrás, escondiéndola entre los brazos. Es importante que la cabeza caiga de modo natural sin ningún esfuerzo.

Si no es practicante de yoga y ha iniciado durante el embarazo, se recomienda no forzar este ejercicio, con la practica logrará la posición indicada y si no es posible, elegir otros que se adapte a su condición.

Segundo trismetre de embarazo

Pose de triángulo

Ejercicios- de -yoga- para -embarazadas -por -trimestre 1Ideal para mejorar el flujo sanguíneo y relajar la espalda, piernas, brazos y hombros. Además la digestión se ve beneficiada y disminuye el estreñimiento.

Los pies se separan algo más de la altura de las cadera y se estiran los brazos en posición vertical.

Se gira el muslo, la rodilla y el pie derecho aproximadamente 90º hacia afuera, el el otro pie unos 15º hacia adentro.

Al inhalar, exténdete hacia arriba, por la coronilla y las puntas de los dedos. Al exhalar extiende la zona superior del cuerpo a a derecha, bajando la mano derecha por la zona frontal de la pierna lo más que se puede.

Desde el borde superior de la cadera, levántate, estirando las costillas de forma que la columna y el pecho se extienda de forma horizontal.

Elevar el brazo izquierdo al techo con la palma hacia adelante y gira el rostro hacia arriba. Mientras respiras, abrir el pecho, alarga el cuerpo cuando inhales e impone más la postura al exhalar.

Tercer trimestre de embarazo

Pose de diosa

Ejercicios de yoga para embarazadas por trimestreEntre los beneficios de este ejercicios encontramos mejorar en la cadera, tonificación en la parte inferior del cuerpo. Algunas literaturas indican que puede beneficiar el corazón, los pulmones, la zona pélvica y los riñones. Se indica para finalizar el calentamiento de la sesión.

Se debe estar de pie, separando las piernas un poco más a la altura de las caderas.

Inhala y descender los brazos tensados durante flexionas las rodillas. La espalda debe estar recta.

Respira y pausadamente regresa a la postura inicial elevando los brazos y tensando las piernas.

Beneficios de los ejercicios para embarazadas 

Existen una gran gama de posturas que son altamente recomendadas para las futuras madres. Solo explicando algunas indicamos los beneficios que aporta cada pose.

Los diferentes ejercicios se pueden encontrar con los nombres propios utilizados en el yoga. Cada sesión puede ir acompañada de varias posturas y realizarlas con pausas y mucha concentración. Entender que cada paso es fundamental para seguir al siguiente es importante para evitar cualquier dolencia o síntoma indeseado.

Los aportes de los ejercicios de yoga para embarazadas estimulan la circulación sanguínea, lo cual ayuda la buen funcionamiento de los órganos vitales. Mejora la musculatura, la flexibilidad (aunque durante el embrazado, la mujer se hace más flexible gracias a una hormona llamada relaxina, por lo que hay que cuidar de no exagerar los movimientos).

Ayuda a la relajación, lo que colabora en la tranquilidad y control sobre los cambios presentes en el embarazo. La respiración es esencial para esta etapa; saber respirar ayuda a controlar tensiones, emociones y relaja músculos y tendones. Prepara el cuerpo para un parto más saludable y con menos dolor.

El bebé también se ve beneficiado ya que proporciona tranquilidad y  mayor conexión entre la madre y él dado a la concentración que demanda por lo que la madre establece una estrecha relación con las condiciones durante la gravidez. Así, que las posturas de yoga para embarazadas son lo ideales para ayudar a la relación entre el cuerpo, la mente, el espíritu y el bebé.

Precauciones 

Lo ideal es conversar con el médico tratante, estar supervisado y conocer qué ejercicios se pueden realizar y cuáles no son indicados. Cada trimestre es una etapa con cualidades y que deben ser atendidas de manera diferente acoplándose a las capacidades y las necesidades de la madre. Así que solicitar la evaluación de un instructor al inicio, y si es posible, hasta el final, es lo más recomendado.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS