Cómo Empezar a Hacer Yoga En 4 Pasos

Cómo empezar a hacer yoga parece una pregunta innecesaria, sin embargo, para muchas personas el inicio en el mundo de la actividad física es traumatizante y por ello, antes de siquiera observar los cambios favorables que trae, tiran la toalla. Con estos consejos a continuación, tu entrada al mundo del yoga resultará fácil y entretenida.

La intención de este artículo es que puedas aminorar las dificultades y, sobre todo, que logres observar los beneficios que trae el yoga a tu vida. Ponte cómodo y disfruta de la lectura.

Cómo empezar a hacer yoga: 4 consejos que te ayudarán

Antes de comenzar, recuerda que puedes escoger qué ideas seguir o cuáles ignorar. Algunas de ellas te darán una respuesta en el mismo lugar, otras, por el contrario, te llevarán a más investigaciones, por ello te instamos que intentes no perder el interés.

El yoga te enseña siempre a encontrar lo que es más cómodo para ti, así que ese será el mantra de este artículo.

Conociendo la practica del yoga

definición de yoga

El significado riguroso de la palabra se traduce de dos maneras: unión o fuerza y de hecho ambas confluyen para definir la práctica como una disciplina física y mental que busca unir lo absoluto con la parte espiritual y a su vez obtener un dominio del cuerpo.

Para quienes practican yoga, no se trata solo de tonificar y flexionar tu cuerpo, de hecho, se involucra mucho más con un fin en común: el bienestar. Ese cuidado especial que le das a la parte física, en conjunto con la mente, es lo que se entiende como yoga.

Recuerda que antes de iniciar con cualquier actividad física es bueno que descubras qué es lo que puede traer como consecuencia positiva y como consecuencia negativa. Los beneficios del yoga son abundantes, pero todo cuerpo es distinto y por ello tendrá reacciones distintas.

Los instructores de yoga suelen aclarar qué posturas son buenas para ciertas personas: si hay estiramiento de pantorrillas y muslos, entonces es bueno para los corredores; pero, también lo mencionan si hay puntos negativos, ejemplo: muchas posiciones necesitan que estés apoyado en tus manos, así que si sufres de las muñecas te instaran a que hagas variaciones.

Primeros pinitos en casa

yoga en casa

Un método que facilita el practicar yoga, es hacerlo desde casa. La privacidad y la comodidad de ir a tu propio ritmo, además del hecho que para aquellas personas cuyo trabajo sea muy demandante es problemático dirigirse a otro lugar por una actividad con la cual aún no son adeptos, hace que esta sea una opción perfecta para los principiantes.

Para esto, solo necesitas instrucciones y estas puedes encontrarlas en artículos o vídeos de YouTube. Los artículos sobre yoga abundan más, pero poco a poco se han poblado de vídeos que enseñan paso a paso cómo practicar. Lo más interactivo de esta versión es que te recuerda constantemente a respirar, una parte clave del yoga.

Las opciones son infinitas lo único que debes tener en cuenta es la disciplina. Muchas veces ni siquiera necesitas adquirir más de lo necesario.

Las reglas son fáciles: fuera celular, fuera trabajo, fuera incomodidades. Es difícil, pero puedes dedicarle tan solo una hora diaria al yoga activando la alarma de tu celular, el cual descansará lejos de ti hasta que toque la campana. Recuerda que tu mente necesita estar despejada para encontrar la unión con tu cuerpo.

La mejor receta: Consigue tu espacio.

mantas de yoga

Una palabra: comodidad. Ya mencionamos antes que no necesitas gastar dinero extra, porque para ciertos tipos de objetivos, muchas veces es necesario recurrir a maquinarias o al gimnasio en sí. El yoga trae como consecuencia un aspecto favorable, tu cuerpo se vuelve activo, elimina la grasa y malos componentes que te hacen daño, sin embargo, este no es su principal objetivo.

Si cumples el primer punto o al menos lo leíste por completo, entonces sabrás que la meditación es el punto central, el cerebro tiene un gran poder sobre el cuerpo y el simple hecho de mantenerte en movimiento ayuda a los órganos internos.

Ahora bien, la parte importante de este tópico es que necesitas un ambiente propicio. No hablamos exactamente de materiales como pesas u otros objetos, sino específicamente a la manta. Esta puede ser necesaria si no cuentas con una alfombra cómoda o un espacio al aire libre que te facilite las posturas de yoga.

En ocasiones, lo bueno de esta actividad es que no necesitas más que tu cuerpo porque es la principal herramienta.

Cómo empezar por primera vez

Meditación en yoga

La relajación es muy importante, necesitas estar preparado para lo que vas a afrontar. En el tópico anterior lo mencionamos, pero esto es de suma importancia: más que practicar para lucir bien, intenta hacerlo para aceptarte a ti mismo.

Puedes interesar a alguien más para que juntos participen en clases o incluso prácticas improvisadas en casa. La compañía muchas veces anima bastante.

Intenta anotar las cosas que deseas cambiar desde la primera práctica. Por ejemplo, si notas que te falta fuerza en los brazos, procura llevar un registro de los cambios que van ocurriendo.

Es bueno escuchar expertos, por ello recomendamos altamente que combines la parte auditiva-visual con las lecturas, así sabrás cuáles son los puntos centrales que debes desarrollar o a qué cosas prestar atención. Un ejemplo de esto es la respiración que ya mencionamos, pero también está el fortalecimiento del «núcleo» o «centro», y que no es específicamente tu abdomen.

Recomendaciones y consejos

Como aclaramos al principio, estos consejos son una base con la que puedes iniciar una investigación más extensa. Poco a poco podrás interesarte más en el yoga y cuando esto suceda buscarás tus propias alternativas, incluso puede que te animes a participar en clases de yoga, lo importante siempre debe ser que te sientas bien.

A su vez, si quieres comenzar este viaje porque has presentado algún problema de salud, recomendamos que consultes con tu médico qué tipo de ejercicios son más recomendable para tu condición.

ARTÍCULOS RELACIONADOS